Samye, el principal monasterio del Tíbet

blogerredas 4 febrero, 2011 0

Samye



Allí, en una tranquila zona de la región de Shannan, podemos encontrar uno de los pilares fundamentales del Budismo en el Tíbet: en ese lugar se encuentra el monasterio de Samye , el primer templo que se construyó en ese lugar y el primero también en reunir las tres joyas budistas, Buda, Dharma y Sangha. Es un edificio histórico, que contiene entre sus paredes los primitivos secretos del budismo, y cuenta con una belleza absoluta, por lo que se ha convertido en una atracción imperdible para los turistas de cualquier punto del mundo.

Construido por Trisong Detsen, del reino Tubo y quien gobernó entre el año 742 y el 798, el templo (que se inauguró en 779) estuvo presidido por el maestro budista Padmasambhava. El monasterio cuenta con una forma bastante particular, ya que está diseñado como un mándala gigante, que tiene el templo principal en el centro, representando de esta manera al legendario monte Meru.

Cuentan las leyendas que el nombre del lugar se debe a la exclamación de Detsen al ver el monasterio, expresión que en tibetano significa “sorpresa”; así, Detsen tuvo un importante lugar dentro de la ceremonia de inauguración del templo, y luego de la misma dio la orden a siete descendientes de sangre azul de dedicarse en cuerpo y alma al templo. Estas siete personas fueron el primer grupo de monjes que vivió en el lugar, siendo conocidos luego como las “Siete Disciplinas de Iluminación de Samye”.

Así, el budismo se expandió por todo Tíbet, conformándose de esta manera como una de las ramas de esta religión de mayor belleza, y de una intensa cultura. El templo actualmente es considerado como una reliquia nacional, que está bajo protección del estado central.