Carta de un seguidor de Budistas.net

matiuzv 15 septiembre, 2009 1

 


He tenido una vida sencilla y con muchos caminos transitados, he viajado mucho por el pais y fuera de el, he trabajado de los doce años de edad, haciendo lo que fuese, desde jardinero, ayudante de zapatero, albañil, etc., no quiero enumerar todo porque seria muy extenso esto.
                      Esta vida me dado la posibilidad de vivir cosas muy buenas, hace unos cuantos años cuando vivia en la ciudad de  El Calafate, conoci a tres chicas Japonesas, dos de ella de Tokio, y la otra de Niigata, una gran quimica se formo entorno a los dialogos, ellas de perfecto castellano y un ingles predominante, lograron aprender cosas de mi vida cotidiana que yo tenia, fueron varios meses que ellas vivieron en esa ciudad, asi que se formo una amistad maravillosa, compartiamos cenas, largas caminatas en pleno invierno patagonico, y asi fui aprendiendo algo de su cultura, como algunas palabras, abecedario, su religion  Budista, y comer con esos famosos palitos, todo un tema la principio, pero que hoy es un habito que tengo. Una gran experiencia de conocer a esas personas, y la suerte de tenerlas como amigas aun hoy, y de poder mantener ese dialogo maravilloso.
                      Pasados los años, en la casa de un amigo habia un libro de Reiki, de Mikao Usui, si querer le pedi a mi amigo que me dejara leer algunos parrafos, y sin darme cuenta en ese momento lei mas de diez hojas, entonces su esposa, me conto que era el reiki, y asi fue que decidi conocer mas de ello, asi mismo recibi terapias de reiki hasta que un dia decidi iniciarme en el primer nivel, y que aun hoy sigo practicando.
                     Han pasado tantas cosas buenas, en mi vida que un dia decidi irme a vivir a Rosario, por trabajo, y por las ganas de vivir en armonia, me adapte enseguida a la ciudad, y manejandome de aqui para alla sin ningun tipo de miedos, y con la entera seguridad de que nada te va ocurrir. Pero pasado un buen tiempo de vivir alli, perdi todo, por errores que cometi, y quede totalmente en la calle, vivi en casas de amigos, hasta tal punto que a veces me tenia que ir a dormir a la terminal de omnibus, o andar todo el dia en la calle, sin trabajo, sin poder bañarme, o sin comer por dias, hasta llegar al punto de perder mi Fe en la religion en la que creia.
                     Pero un buen dia, hablando con un amigo y su esposa, le comente que no estaba bien y que me queria volver a mi ciudad, fue asi que ellos me hablaron de tener PACIENCIA Y FE, y sin querer lei una fotocopia con notas sobre Budismo japones, y fue asi que lei por primera vez en el diario SEKIO Argentina de la SGIAR, y les pregunte a mis amigos que esto estaba perfecto, y sin darme cuenta hablamos de reiki, de mis amigas japonesas, y ahi aprendi a pronunciar NAM MYOHO RENGE KYO, sin ningun tipo de traba lingüística, o de olvidarme como se escribia, fue algo magico por asi decirlo, y lo comence a invocar en la medida que pasaba el dia, y sin querer en cuestiones de unos dias estaba de regreso a mi ciudad, reencontrándome con mi familia, despues de haber pasado experiencias muy impactantes en mi vida.
 
Por eso hoy aprendi que la vida te da esas señales de ir aprendiendo algo para desarrollar en esta vida, y lo mio fue muy fuerte, y llegue a la conclusion que estas personas llegaron a mi vida, por un motivo en especial, y llegar a conocer el Budismo y darme la posibilidad de ser testigo fiel de los cambios que surgieron en mi.
 
“El cambio llega en su debido momento, se observador, a todo lo que se manifiesta a tu alrededor, y alegrate de vivir el dia que comienza, se agradecido cuando el sol se despide de ti para descansar, abre tus ojos en la mañana y da gracias por el nuevo Gran dia, agradece por ser Feliz”
 
“Estoy aprendiendo a vivir la vida”.
                     
La Gota de Rocio del cielo se cayo….

Firma: Un seguidor de Budistas.net llamado Claudio