Las 4 nobles verdades que enseñó Buda

matiuzv 10 julio, 2009 2

Buda nació en el año 624 A.C. en Lumbini, India (hoy Nepal). Su madre fue la reina Mayadevi y su padre, el rey Shudhodana. Buda significa “El que ha despertado” o “Iluminado” Shakya se refiere al nombre de su familia real.
Muni es “Ser apto”. Se aquí su denominación de Buda Shakyamuni.

Se cuenta que la reina tuvo un sueño, en el que un elefante blanco descendía del cielo y entreba en su seno, señal de la concepción. Meses mas tarde, cuando dió a luz, no sintió dolor, al contrario, tuvo una maravillosa experiencia.
Le puso el nombre de Sidharta y un brahmin predijo el futuro del príncipe. El adivino dijo que sería un rey, un “iluminado” ya que poseía todas las señales para serlo.
De chico tubo gran dominio por las artes y las ciencias, conocía muchas lenguas, también las matemáticas etc. como así gran destreza en los juegos, competencias de arcos y flechas. Desde pequeño fue criado con todo lo mejor que había en ese momento y nunca pasó necesidades de ningún tipo.
Luego, el cuando sale al mundo, a pedido de él (29 años de su vida estuvo enerrado dentro del palacio), se dió cuenta que en la vida, había sufrimientos, enfermedades, pobrezas y riquezas. Por lo que reflexiona de una manera muy profunda y escapa del palacio para buscar el verdadero significado de todo ese dolor que tiene el ser humano. De aquí, salen las 4 Nobles verdades. Dhammacakkappavattana Sutta (SN LVI.11):

  1. “Esta, monjes, es la noble verdad de duḥkha: el nacimiento es dukkha, la vejez es dukkha; la tristeza, el lamento, el dolor, la pena y el desespero son dukkha; la asociación con lo que no se ama es dukkha; la separación de lo que se ama es dukkha; no conseguir lo que se quiere es dukkha. En breve, los cinco agregados del aferramiento son dukkha.

  2. Y esta, monjes, es la noble verdad del origen de dukkha: el aferramiento que provoca el consiguiente devenir y que es acompañado por la pasión y el deleite, probándolo ahora aquí y ahora allí. El aferramiento al placer de los sentidos, el aferramiento a que algo aparezca, el aferramiento a que algo no aparezca.

  3. Y esta, monjes, es la noble verdad del cese de dukkha: la restante disminución y cese del aferramiento, la renuncia, el abandono, la liberación, el dejar ir ese mismo aferramiento.

  4. Y esta, monjes, es la noble verdad del camino de práctica que conduce al cese de dukkha: precisamente este Noble Camino Óctuple: el correcto punto de vista, la correcta resolución, el habla correcta, la acción correcta, el modo de vida correcto, el esfuerzo correcto, la atención correcta, la concentración correcta.”

Dukkha es sufrimiento. 

Buda actuó como un médico de la época, ya que hacía la observación del síntoma, el diagnóstico de la misma, luego la recuperación y la prescripción de una receta.


Ya que él dijo que el nacimiento, la vejez, la enfermedad, la muerte, lo deseable y lo indeseable son sufrimientos. Conseguir algo, ya sea material o alguna meta personal, es un sufrimiento.
El origen de este sufrimiento, es la ignorancia, el deseo y apego, las pasiones, que dan la inclinación a buscar el placer y la satisfacción aquí y allá, desanimándonos a no conseguirlo.
El sufrimiento puede ser vencido, pero si eliminamos nuestro deseo. El no desear algo, nos libera del camino de la obtención ese deseo y de todos sus contratiempos para alcanzarlo. También hay que hallar las causas que lo originan, estudiarlas y después quitarlas, realizar buenas acciones y así crear un karma bueno.

En el Óctuple Noble Sendero “Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el camino que conduce a la supresión del sufrimiento, hacia la iluminación, el nirvana, El camino de las ocho ramas, el sendero óctuple por ejemplo:

  1. Comprensión correcta (conocer y entender de forma recta las nobles verdades y el dharma)

  2. Pensamiento correcto (no ceder a los deseos o al odio)

  3. Palabra correcta (no hablar en exceso o inútilmente, no mentir…)

  4. Acción correcta (no matar, robar, herir, violar…)

  5. Ocupación correcta (ganarse la vida de forma digna sin hacer daño a otros)

  6. Esfuerzo correcto (recanalizar los malos instintos y alimentar los buenos)

  7. Atención correcta (estar consciente de los acontecimientos externos, mentales, emocionales y corporales)

  8. Concentración correcta (meditar con aplicación y buena aspiración, sin desear sólo el propio despertar) “

  9. Las cuatro nobles verdades contienen casi todas las enseñanzas del Buda y el budismo. Es por donde debería empezar cualquier principiante o interesado en el budismo y la meditación budista.

La vida es imperfecta, existe un descontento, esa insatisfacción nos lleva al sufrimiento. Aquí es el punto de partida para todo practicante del Budismo. La causa raíz de este sufrimiento es el anhelo, la sed y ansiedad por pasar una situación placentera. Creemos que nos llevará a la felicidad eterna, cuando es solo algo pasajero. De ahí está la ignorancia o ilusión, ya que el ser humano hará mas cosas para intentar vivir esa situación, por lo que seguramente hará mas daño al resto para obtenerlo.

Seguir estos links externos:

Asumir el dolor

Estamos atados a cosas que no existen

Búsquedas Relacionadas:

  • verdades budistas
  • las 4 verdades de buda